La misma semana que la restauración ha podido reabrir sus puertas, diversos restaurantes de Barcelona han querido ofrecer un plus de seguridad a sus clientes y han instalado dispositivos NictonAir en sus locales para garantizar un aire limpio y desinfectado a sus clientes.

NictonAir, un producto totalmente seguro para las personas que elimina el 99,9% de los virus y patógenos, está diseñado para todo tipo de empresas pero cobra especial importancia en restaurantes y bares, negocios en los que el cliente permanece en el local un tiempo prolongado y en los que, además, no cuenta con la protección de la mascarilla en el momento de la consumición.

Entre los restauradores que ya han aplicado esta innovadora solución se encuentran el restaurante MariscCo del Eixample, diversos locales de la cadena Fish & Chips, el Bar Mandri o las marisquerías Santos de Port Ginesta (Castelldefels) y Sant Boi de Llobregat.

Los negocios que cuentan con NictonAir tienen un adhesivo en la entrada que los califica como espacio protegido de virus y bacterias. Una vez en el interior, NictonAir está a la vista y los restauradores también optan por “explicárselo a los clientes”, afirma Mani Alam, uno de los dueños de Fish & Chips, que destaca la importancia del dispositivo “para transmitir más confianza” a los comensales.

La tecnología de NictonAir permite desinfectar tanto el aire como las superficies, hecho que supone un valor añadido para los clientes en un momento en que “la confianza es lo primero que hay que recuperar” en el sector restauración, asegura Juan Muñoz, propietario de MariscCo. El dispositivo genera y expande radicales hidroxilos (OH–) que, además de ser eficientes para la desinfección del entorno, son un método inocuo para los humanos.

La cantidad de dispositivos instalados en cada local varía en función de su tamaño. El propietario de las Marisquerías Santos, Jonathan Gallego, explica que en su caso sus restaurantes son grandes y se han “instalado cuatro equipos en cada uno para garantizar la máxima protección posible”.

La instalación de NictonAir se suma a las otras medidas de prevención contra el COVID-19 ya tomadas por los restaurantes: distancia entre mesas, dispensadores de gel hidroalcohólico, mascarilla obligatoria para todos los trabajadores, desinfección de mesas y sillas al cambiar de comensales y, en la mayoría de casos, cartas plastificadas para garantizar una correcta higiene de las mismas o uso de códigos QR que permitan prescindir de la carta en papel.