Buenas prácticas para ahorrar agua

El agua es sinónimo de vida, sin ella esta no sería posible. Sin embargo, a diferencia de lo que muchas personas piensan, el agua potable es muy escasa. Según se calcula, tan solo el 2 % del total del agua del planeta es apta para el consumo humano. De ahí la importancia de ahorrar, en la medida de lo posible, este bien tan necesario para la vida de todos los seres vivos.

Maneras en las que podemos ahorrar agua

A continuación, vamos a ver algunas maneras en las que todos podemos ahorrar agua. Estos gestos sencillos pueden lograr un ahorro muy considerable de agua potable, por lo que te animamos a que tomes nota y los pongas en práctica.

Cierra un poco la llave de paso

Si giras unos pocos grados la llave de paso, conseguirás reducir un poco el caudal de agua. Apenas notarás la diferencia, pero al cabo de los meses el ahorro será muy importante.

Uso del lavabo

Evita dejar correr el agua mientras te lavas los dientes, o te afeitas. Puedes emplear un recipiente pequeño para evitar malgastar, los 12 litros de agua por minuto que esto supone.

Instala grifos más eficientes

Si aún no tienes grifos monomando, estás derrochando hasta 170 litros de agua al mes. Además, puedes instalar también aireadores, o duchas de ahorro, para reducir aún más el consumo de agua.

Riega a las horas adecuadas

Las mejores horas para regar son al amanecer y al anochecer. El sistema de riego por goteo es el más respetuoso y el que hará un mayor ahorro.

Llena los electrodomésticos al usarlos

Evita poner la lavadora o el lavavajillas a media carga. Asegúrate de aprovechar bien los programas de ahorro de los electrodomésticos. No olvides que lavar a mano supone un gasto de un 40 % más de agua.

Como hemos visto, existen muchas maneras en las que podemos ahorrar agua. Entre todos, podemos reducir el consumo de agua y evitar la escasez de este precioso líquido.